Verónica Sanz

INSTAGRAM: @kodamadye

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Soy Verónica tintorera y fundadora de Kodama dye, proyecto de estampación vegetal y tintes naturales. Por medio de procesos tradicionales creo telas que vinculan a las personas con vivencias y las conectan con su entorno más cercano.

 

Un consejo o recomendación:

Si tienes intención de acercarte a esta práctica puedes hacerlo de forma muy orgánica con recursos de tu cotidianidad, para dar una segunda vida a piezas olvidadas de tu hogar o armario confeccionadas con fibras de calidad, como algodones, linos, sedas y lanas. Las pieles de la cebolla son grandes aliadas en el comienzo de tu experiencia con tintes vegetales. Amarillos, naranjas, verdes y violetas son los colores que podemos obtener según la variedad. Para mi el tinte dorado que se obtiene de la cebolla dulce común es el más brillante y luminoso, por ello mi preferido. Te cuento cómo puedes conseguir extraer tu primer tinte. “ Cuando tengas almacenadas una buena cantidad de pieles (con unas cinco cebollas ya puedes tener un buen tinte), ponlas en abundante agua a fuego lento con un poco de sal durante una hora, verás el agua tornarse en un bonito tono dorado. Aparta del fuego y cuela las pieles, sumerge la pieza que quieras teñir quedando esta cubierta por el tinte, sácala y aclara con agua cuando veas el color deseado. Tiende a la sombra para proteger el color, cuida la tela para que tenga una larga vida y puedas disfrutarla por mucho tiempo. Siempre puedes volver a teñirla en el futuro si quieres intensificar el color de nuevo.”